31 ene. 2009

Hola mi cielo:

Hoy tenemos ante nosotros una nueva aventura, emocionante y al mismo tiempo atemorizante ¡el cambio de casa!

¿Quién iba a pensar que un simple cambio de casa sería tan estresante? Y en realidad lo fue más para ti que para mi, tu empacaste el 90 por ciento de la casa, yo el 8 y el resto se quedó "encueradito".

Pero después del cambio, de las ajustes en las nuevas rutas y de las nuevas rutinas me queda claro que el hogar es cualquier lugar donde estén ustedes dos. Te amo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario